¡Prueba nuestra solución gratis durante 15 días! (sin compromiso) Prueba Gratis
Síguenos
Linkedin XopieFacebook XopieTwitter XopieGoogle Plus XopieYouTube Xopie
Suscríbete a nuestra newsletter e-commerce
Enviar
He leído y acepto la política de privacidad
Contáctanos
93 242 50 06
Guías Gratis
Descargar
Oxatis FranceActinic UKXopie Espagne
N°1 en soluciones e-commerce en Europa
Tu cesta 0 0,00 €
Blog ecommerce
Buscar   Regreso a las entradas

Tiendas online…¿cuándo ejerzo una actividad económica?

Tiendas online…¿cuándo ejerzo una actividad económica?

El comercio electrónico da cabida a todo tipo de proyectos, grandes y pequeños, amparados por estructuras empresariales amplias y desarrolladas o, simplemente, constituirse como una alternativa de autoempleo. En ésta última circunstancia, sobre todo en los momentos embrionarios, se generan dudas respecto a las implicaciones que su desarrollo plantea.

El simple hecho de establecernos en Internet para desarrollar algún tipo de actividad, ya nos va a catalogar como prestador de servicios, servicios denominados de la "sociedad de la información”. ¿Cuáles son estos servicios?: lo será todo aquel prestado a cambio de una retribución (ésta retribución puede ser obtenida directamente del destinatario o indirectamente por medio de publicidad o suscripción, por ejemplo), a distancia, por vía electrónica y a petición individual del destinatario. El legislador cierra todas las puertas, determinando que también entran dentro de los servicios de la sociedad de la información los servicios no remunerados por los destinatarios de los mismos, si la prestación de los mismos constituye o se integra en la actividad económica de su prestador. Así, se catalogan – de forma no excluyente ni limitada – como servicios los siguientes:

I.            La contratación de bienes o servicios por vía electrónica, es decir, la actividad típica de cualquier tienda de comercio electrónico.

II.            La organización y gestión de subastas.

III.           La gestión de compras en red.

IV.          El envío de comunicaciones comerciales.

V.           El suministro de información por vía telemática.

El concepto de ejercicio de actividad económica se puede enfocar desde el prisma mercantil, el fiscal, de seguridad social y, para quien se dedique al comercio electrónico o realice su actividad a distancia, desde el de los servicios de la sociedad de la información. Desde este último, parece claro que quien esté focalizado en el ámbito de Internet, prestador de servicios de la sociedad de la información y ejercicio de actividad empresarial (o profesional en su caso) van de la mano.

El Código de Comercio, que ya tiene unos años (data de 1.885) no  contempla muchas distinciones y se refiere más a conceptos de la época, como es el de "comerciante” o el de "compañías mercantiles”. El concepto de comerciante hemos de equipararlo al actual deempresario individual, figura bajo la que funcionan la mayoría de las iniciativas de autoempleo a través de un e-commerce. Así, un empresario individual será aquella persona física que dispone de capacidad legal para ejercer de forma habitual y por su propia cuenta una actividad económica. Es decir, aquellas personas físicas, mayores de edad, que no se encuentren sujetas a incapacidad, prohibiciones o incompatibilidades, que de forma habitual – no como un hecho aislado – realicen actos mercantiles (compra-venta, producción, transformación, prestación de servicios, intermediación …), asuman el riesgo (y esa asunción viene determinada por actuación por propia cuenta) del cumplimiento de las obligaciones inherentes a tal actividad:

- mercantiles
- civiles
- administrativas
- fiscales
- laborales
- contables

y también asumen la responsabilidad económica derivada de la actividad (deudas, impuestos, cotizaciones).

La normativa fiscal exige la declaración de alta en el Impuesto de Actividades Económicas por el mero hecho de ejercer una actividad económica, ya sea de carácter empresarial, profesional o artística, siempre que suponga la ordenación por cuenta propia de medios de producción y recursos económicos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, con lo cual, prácticamente todo ejercicio es susceptible de requerir alta, otra cosa es que, aún teniendo obligación de cursar alta, facturando por debajo del millón de euros, estamos exentos de presentar liquidación del impuesto de IAE, pero no del resto a los que vengamos obligados (IVA, IRPF, IS), ni a las obligaciones formales que nos impone (informativas, modificaciones …).


Escrito el  26 Ago 2014 10:53 en Legal  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web