¡Prueba nuestra solución gratis durante 15 días! (sin compromiso) Prueba Gratis
Oxatis FranceActinic UKXopie Espagne
N°1 en soluciones e-commerce en Europa
Tu cesta 0 0,00 €
Blog ecommerce
Buscar   Regreso a las entradas

La aventura de emprender, la futura Ley de Emprendedores

La aventura de emprender, la futura Ley de Emprendedores

El Anteproyecto de Ley de Emprendedores, aprobado por el Gobierno el viernes 24 de mayo de 2013, trae algunas medidas que de ser finalmente aprobadas, servirán de clara mejora a la situación de los sufridos autónomos y pequeños empresarios. El comercio electrónico es claro que está siendo la puerta de entrada para muchos nuevos emprendedores, algunos por necesidad, otros por vocación, en todo caso, la aventura empresarial requiere de unos mínimos planes de mercado, formación y empeño. Al iniciarnos en el mundo empresarialsiempre nos puede asaltar la cuestión de cómo lo plasmamos: ¿nos hacemos autónomo?, ¿montamos una sociedad?.  Qué duda cabe que en función de la dimensión y alcance del proyecto, una u otra forma tendrá mayor sentido y utilidad.

En un principio lo más fácil es empezar como autónomo: menores trámites, gestión más sencilla, menores costes …, en su contra la mayor exposición al riesgo empresarial, la confusión entre el patrimonio y actividad empresarial con el patrimonio personal. Esto será así hasta la definitiva aprobación de la Ley de Emprendedores; entre las novedades que contempla introduce la limitación de los riesgos asumidos por el ejercicio de actividades empresariales, así el domicilio habitual del empresario no quedará trabado por las deudas que en ejercicio de su actividad pudiera asumir, hasta el límite de 300.000  €, eso si, siempre y cuando no se lo debas a la Administración.

Considerando lo anterior, la duda entre ser autónomo (empresario individual) o montar una sociedad, la tendremos que ver, a parte de por factores operativos estructurales u organización de posibles socios, en las implicaciones fiscales entre una y otra. El autónomo tendrá que someterse a tributación por IRPF de los rendimientos que obtenga de su actividad y la sociedad se regirá por el Impuesto de Sociedad.

Para 2013, los tramos vigentes de IRPF son:

- Hasta 9.050 euros brutos anuales, la retención es del 0%.
- Desde 9.051 hasta 17.360 euros brutos anuales se aplica un tipo marginal del 24%.
- Desde 17.361 hasta 32.360 euros brutos anuales se aplica un tipo marginal del 28%.
- Desde 32.361 hasta 52.360 euros brutos anuales se aplica un tipo marginal del 37%.
- A partir de 52.361 euros brutos anuales se aplica un tipo marginal del 43%.

Considerando la tributación en régimen directo de nuestra  actividad, a groso modo, la diferencia entre los ingresos y los gastos tributará dentro de los tramos que señalo.

Si decidimos iniciar nuestra empresa en 2013 como una sociedad, entonces la tributación a las entidades de nueva creación, que realicen actividades económicas, les resulta de aplicación la siguiente escala:

- a la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros: el 15%;
- al resto de base imponible: el 20%.

La decisión entre ser autónomo o establecerse como sociedad queda entonces en nuestro plan de negocio, en función de las estimaciones de ingresos, gastos, inversiones y posible generación de beneficios, será aquí y, desde el punto de vista fiscal en las tablas arriba señaladas, donde encontremos la solución.


Escrito el  27 May 2013 11:59 en EmpezandoLegal  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web