¡Prueba nuestra solución gratis durante 15 días! (sin compromiso) Prueba Gratis
Síguenos
Linkedin XopieFacebook XopieTwitter XopieGoogle Plus XopieYouTube Xopie
Suscríbete a nuestra newsletter e-commerce
Enviar
He leído y acepto la política de privacidad
Contáctanos
93 242 50 06
Guías Gratis
Descargar
Oxatis FranceActinic UKXopie Espagne
N°1 en soluciones e-commerce en Europa
Tu cesta 0 0,00 €
Blog ecommerce
Buscar   Regreso a las entradas

El verano: tiempo de vacaciones, tiempo de viajes

El verano: tiempo de vacaciones, tiempo de viajes

… que no lo estropeé una mala compra. Si en algún sector se ha implantado clara y definitivamente el comercio electrónico, este es el turismo y en general en todo lo relacionado con la reserva hotelera y los transportes: compramos billetes de avión o tren, reservamos hoteles, alquilamos coches, … cuatro de cada cinco internautas reservamos nuestras vacaciones por Internet, todos, en mayor o menor medida, nos informamos por este medio.

Lo primero que tenemos que saber es que, la normativa que regula lo relacionado a la actividad económica en Internet, la ya conocida Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico (LSSI-CE) señala expresamente que: "los contratos celebrados por vía electrónica producirán todos los efectos previstos por el ordenamiento jurídico, cuando concurran el consentimiento y los demás requisitos necesarios para su validez”. Los contratos electrónicos, es decir, cada una de las compras que podemos hacer en un comercio electrónico es un contrato se regirán por lo dispuesto en la señalada Ley y el resto del ordenamiento jurídico que afecte a la regulación de contratos, "en especial, las normas de protección de los consumidores y usuarios y de ordenación de la actividad comercial.”

Tradicionalmente y por motivos fundados se ha considerado al consumidor como la parte débil de cualquier relación comercial y, más, en las relaciones a distancia. ¿Porqué se considera al consumidor como la parte débil?: son varios los motivos:

a) En el comercio electrónico empleamos contratos de adhesión o condiciones generales de la contratación.

b) Esta modalidad de contratación puede ser propensa a emplear cláusulas abusivas y perjudiciales para los consumidores, además muchas veces el usuario puede emitir declaraciones de voluntad impulsivas sin atender a las condiciones a través de los acuerdos "click o Web-wrap”, ¿quién lee en todo caso detenidamente las condiciones de compra?

c) La información que se presenta no siempre es completa y si en otros ámbitos puede haber "letra pequeña”, aquí podemos encontrar ausencia de letra.

d) Desgraciadamente se cometen fraudes, en todos los canales, pero en el comercio electrónico si cabe hacen más daño a todo el sector, crear la sensación que el fraude es el canal y no el actor que usa ese canal para defraudar.

El legislador se preocupa de otorgar protección al consumidor en la contratación por Internet, mediante una serie de mecanismos en las distintas fases del proceso de compra, es decir, desde la decisión de compra, pasando por la materialización de la mismas y la prestación del servicio.

Protección al consumidor en la fase de toma de decisión:

I. Identificar al prestador del servicio

II. Obligatoriedad de disponer de un medio de comunicación telemática

III. Control de la publicidad engañosa que se pueda realizar desde un sitio Web

IV. Régimen de comunicaciones comerciales, con las limitaciones al Spam y la posibilidad de control del emisor por parte de la Agencia de Protección de Datos

V. Obligatoriedad de presentar al consumidor una información mínima sobre sus productos y/o servicios.

Protección en la siguiente fase, la formalización de la compra:

- Obligación de poner a disposición del usuario y de forma previa a cualquier compra, las condiciones de contratación.

- La validez del contrato electrónico al que nos referíamos antes, con los mismos efectos que una contratación presencial, por tanto, el click en las condiciones de compra, aceptando la misma, o la validación de una licencia previamente descargada o puesta a disposición, equivalen  a la firma en papel. Este contrato electrónico debe quedar disponible, esto caso y en cualquier forma válida que permita su acceso y conservación.

- Obligatoriedad de confirmación del contrato.

- Por la impulsividad que puede suponer esta forma de contratación, el legislador marca la obligación de describir el proceso de compra previamente a la materialización de la misma.

- Protección ante cláusulas abusivas, teniéndolas por no puestas.

Protección una vez que hemos comprado:

- Derecho de resolución, ya ampliamente comentado en este blog en anteriores entradas, con las correspondientes excepciones al mismo.

- Garantía de conformidad de lo adquirido:

- Lo adquirido no se corresponde con lo publicitado

- Las características no son las que nos venden

- Cuando no cumple la función que debe cumplir

- Garantía funcional de al menos dos años para aquellos bienes de consumo de larga duración.


Escrito el  13 Ago 2013 9:58 en Legal  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web